jueves, 6 de noviembre de 2008

PRIMERA MUERTE

Somos como Adán y Eva

antes de mamá y papá.

En la persiana flotan tres botones de luz.

Yo te escucho lejos.

El reloj hace tic tac.

Tic tac. Tic tac.

Nos hundimos juntos.

Dolor mío, terrestre.


No me arrepiento después de lo que pase.

Abro los ojos y te veo sobrevivir.

Me das un beso que no duele

y estoy en tus hombros

soñando.