viernes, 28 de agosto de 2009






Se subió al subte flotando


No exagero si digo


Que todos dejamos de pensar


Tenía ojos


Pero no se veían


Y también boca


Quién sabe cómo hablará


Se movía despacio


Por el pasillo


Mirando a su alrededor


En otra época



Eran faroles invisibles


La alumbraban solamente para adentro



Pero me pregunto


Por curiosidad


Si fue feliz


Cuando se cerraron las puertas


Y nos levantamos muchos


Todos


De los asientos


Con un vaivén


Me lo pregunto


Pero fue difícil


Yo diría impensable


Saber de qué se trataban


Sus gestos


Su cara


Tan simple


La más secreta


Y hermosa


Que habíamos visto en la vida



Pero dijo gracias


Y todos nos quedamos quietos


Mientras se sentaba


Mirándola sin pestañear


Ojalá mi vida


No te bajes en la estación que viene


Ella


Miraba animalitos de papel por el aire


Ojalá no te bajes nunca mi amor
































2 comentarios:

Eduardo dijo...

Atrapante "ella", no te bajes nunca...
me gusta leer en tu poesía las diferentes líneas que atraviezan los posibles significados.
Revela.
Como siempre un placer...
abrazo grande!

Un desvarío por jueves dijo...

Gracias campeon !