martes, 6 de octubre de 2009

LA LENGUA MADRE

Los empresarios españoles se llevan de nuestro país el producto de:

-Trenes

-Subtes

-Teléfonos

-Internet

-Autopistas

-Aereopuertos


Día a día se lo llevan. El boleto de subte que pagás, se va para allá. Lo mismo el importe del tren (hacé la cuenta: un peso multiplicado por un par de millones todos los días). Lo mismo los mensajes de texto y las llamadas.

Los nueves de Julio en los colegios se festeja la independencia.

Los pibes cantan el himno; izan la bandera.

La duda:

¿Qué festejamos?

¿No somos todavía una colonia?

Cuando el Word, en el que ahora estoy escribiendo, corrige ABAJO por DEBAJO, o ingresa automáticamente la palabra DETRÁS cuando uno escribe ATRÁS, me pregunto:

¿Quién diseñó este sistema de corrección?

Si un gran porcentaje de los argentinos, en su coloquio diario, dice “ATRÁS de esa mochila”, o “ATRÁS de ese banco”, o “ATRÁS de esa maestra”, y viene el Word de Microsoft, basado en los preceptos de la Real Academia Española, y dice que no, que en realidad se escribe “DETRÁS de esa mochila”, o “DETRÁS de ese banco”, o “DETRÁS de esa maestra”... ¿No estaríamos hablando de una imposición cultural?

¿No estaríamos dejando que nos impongan algo que no es nuestro?

O, mejor dicho:

¿No estaríamos dejando que nos roben algo que es NUESTRO (como pasa con el producto de los subtes, o los trenes, o los teléfonos, o los peajes), quiero decir, nuestra santa forma de hablar todos los días?

¿Cómo se explica la pobreza en un país con recursos para dar de comer tranqui a más de trescientos millones de personas?

¿El lenguaje, el pensamiento, no tienen nada que ver con esa brutalidad? ¿Son inocentes? ¿Somos inocentes de que nos roben?

¿O se trata, más bien, de que los cultos saben escribir y expresarse correctamente, por ser amplios conocedores del idioma español, y el resto de los argentinos habla mal, habla como no se debe (estos brutos) por desconocer las leyes más rudimentarias de la lengua ibérica?





























1 comentario:

Paula Sol dijo...

Hola! lo peor es cuando la mayoría de la gente se cree realmente inculta y cree realmente que verdadero español lo hablan ellos y lo nuestro es sólo una deformidad errante.... Y pensar que a principios de siglo los profesores debian castigar a los alumnos que no diferenciaran en su pronunciacion la s de la z y la c. Y el voceo, era una calamidad que había que erradicar...

Tengo la esperanza de que las cosas sigan cambiando..