miércoles, 18 de noviembre de 2009




desvarios 2006 (revisando)













Yo no le tengo miedo a la muerte.

Me asusta más, por ejemplo,

que la mujer que yo quiero

un día no me quiera.


Me asusta mi ventana

que haya gente

mirándome en la sombra

y que no les guste

mi cara de los lunes a las seis.


Igual yo prefiero tirar una moneda al aire

para averiguar a quién busco.


Me asustan las bromas quizás.

Pero no la muerte.
















***












Ayer a las seis de la tarde

me gustó sentarme en un banco.

Plaza sola y un alma.

Miré un árbol.

Unos nubarrones de melón

se acostaban arriba.

Yo no sabía la hora.

No me gusta usar reloj.


Cuándo.

A las seis de la tarde

me gustó pensar en vos.

Me acordé que estaba solo,

triste, burdo, inverosímil,

no tenía nombre

mientras en aquella plaza

nadie me llamaba del hombro.


Mi casa queda muy lejos.

Queda muy lejos todo de acá.

Vos, seguro, me hubieras preguntado en qué pensaba.

No sé, te habría dicho.

Andando en bicicleta.











***




















PENSAR EN EL BESO


Miraste alguna vez la pared

Viste todas las cosas que te dice

Te habla en voz alta

Te cuenta por acá

Mejor por allá

Elección que es fácil que dude

Y duda


O los ojos de tu perro

Alguna vez te quedaste mirándolos

Son inteligentes

Te entienden más

De lo que vos

Los entendés a ellos

Así las cosas

Así

Cada segundo

Lleno

Y si mirás la hora

Qué tiene para decirte

Numeritos

Uia

Los años

La vida

Numeritos

Signos

Ecos

Nada en su lugar

En cambio la pared

En cambio el movimiento ése

De esos dedos ojos pies

Que te quieren

Te buscan

Están ahí

Cuando se te caen los ojos como piedras

Y todo es un mirar para adentro

Flotante y azul de luz tierna y de ruidos

Entendés a lo que voy

Ese segundo que es cada segundo

Es la vida

Yéndose

Imperdonable

Mente

Yéndose

Cada segundo

Vos te das cuenta

Contame

Tenés los ojos para decirme

Qué ves afuera

Decime

Linternitas velan tus párpados

Y sombra y sombra y sombra y vos

Y vos paradito en la sombra mirando

Linternitas disimuladas

Qué ves

Cuando mirás para adelante

Al costado de perfil de reojo

Una mirada de trescientos sesenta grados

Ver todo

Los ojos de tu perro

Y estar seguro

De lo que amás

Amás

Estás seguro

Cuando mirás la pared y te preguntás todas estas cosas

Por ejemplo a quién

Porque después viene

Y lo tenés que saber

Después viene la lluvia

La ventana en la gota

Mi pestaña en tu lágrima

Y si no lo sabés

Y si no lo miraste

No tenés en claro las chances

Y es importante descubrir los colores

El ruido que hay en tus huesos

Cuando movés el dedo de la mano izquierda

O el de la derecha

Estás vivo

Impresionante e inverosímil

Mente

Podés leer que ahora

A

Hora

Es

Todo

Y estodo

Y es

Todo

Este segundo de todo

Es todo

Y después

Pueden venir otros todos

Pero todo sigue siendo

Todo

Alguna vez pensaste

En la nada

Que hay en el todo

Segundo que va

Numerito que viene

Aire en la hora

Lo tragás

Es mío

Es tuyo

Alguna vez miraste la noche sin

Mirar la palabra noche

Atento solamente a la

A la

Esa cosa nada oscura

Ese hondo cargado en sombra

Por qué el mundo no vive de noche

Por qué no nos levantamos de noche

Qué tiene de malo la no

Che

Y si durmiéramos la siesta de noche

Y si la mañana fuera una noche

Alguna vez te sentiste solo en la

Che

Mirando la pared y el perro el árbol

Tenés que prestar más atención

Enfocarte

Río ojos

Los ojos tienen eso que te gusta

Eso que amás

Amar ojos

Cuando la música llena los vientos

Y vuelan

Vuelan

Y tu alma vuela

Qué tiene tu alma que puede volar

Y las luces vuelan

Y los colores

Y vos sabés que amás eso

Tan indefinible

Como un beso que se abre

Volador

Concreto

Y tuyo

Sobre todo

Amor

Tuyo





















1 comentario:

Paula Sol dijo...

2006 año de tu gugaz paso por el Vera! Todavía tengo algunos cuentos que me mandaste