jueves, 22 de abril de 2010



Los hermanos


La caprichosa siempre busca al que sabe.

Pero es rebelde, la caprichosa, uno tiene años de esto

y así y todo te trata con desdén, se fuga, te grita,

si me querés esmerate corré buscame

con el sudor de tu alma, el de tus huesos, con sangre y con locura.

Y uno la ama a la caprichosa por su indiferencia,

esta damita, este planeta en miniatura

que discurre con distinción a través del campo

de juego.

Y hay que saberla tratar,

seguro,

pero a veces, también es justo

decirlo, no se trata

de vos, sabelo, caprichosa, engreída,

todos te miramos y vos lo sabés,

lo que te envanece, chiquita, pero a veces no se trata de vos.

Estamos con los muchachos

y están también los arcos,

las redes las líneas,

el vapor de las transpiraciones pegoteadas,

los gritos de dolor de bronca de alegría.

Está la cara de culo del rival que se esmera,

el rival digno que esta tarde y para siempre es mi hermano,

la dignidad de los hermanos que se quieren,

que se apoyan en su batalla por apoderarse de vos, caprichosa.

Y está el gol y la elegancia y el caño y el baile

de los hermanos que le han perdido el respeto al dolor y a la muerte,

combatiendo juntos tal como nuestros ancestros primitivos

supieron hacerlo en la caza y en la guerra,

poniéndole el pecho a la frustración y a la derrota

como los hermanos que somos en el gran juego de este siglo,

decididamente destinado a perdurar

por los siglos de los siglos, y caprichosa, engreída, planetita

en miniatura, sabemos, somos conscientes

de la vitalidad de tu figura, de tu herida abierta

en el centro de la tierra.

Pero, si te fijás, no sos vos, no,

somos nosotros, en realidad, fijate,

somos nosotros

los hermanos que te luchan

los que hacen a este juego y a la vida.







4 comentarios:

Rodoscopio dijo...

la felicidad
de un pasto recien cortado

de un pase milimetrico

de los colores del alma

el angulo reminiscente
el respeto de la onmnimoda actitud

haciadelante los caballos
la totalidad de los comensales



...
coincido
coincido
que bello ser futbolista!!

Lar dijo...

es rarísimo, pero es así: cuando los homosexuales o una tenemos algo (por lo general tenemos mucho) que decir sobre pelotas nadie nos lleva el apunte................ uste puede ir y escribir sobre pelotas y la gente le lee con gustito y todo... hombre heterosexual tenías que ser, maldita sociedad machista...

si: lacan se hace un festín con mi (sana) envidia falocéntrica ;)...

un abrazo señor!

Dionisia dijo...

Veo que no pierde la delicadeza,
mi estimado creador de bellos perceptos.

Conefecto dijo...

aquellos que generalizan encualquier tipo de declaracion ya no merecen ser tenidos en cuenta para alguna conversacion acerca de nada.
/hacer caso omiso por unica vez al genero de esta declaracion/

si habré aprendido de mujeres
tácticas futbolisticas!