miércoles, 20 de abril de 2011





Gravedad


Ahora que suelto sin querer la birome
me pregunto
qué energía misteriosa la capta
para abajo a esta birome que solté
sin querer de mi mano, es un
segundo, nada
más, la cosa
que cae, que hace
tac
contra el piso, vos
prestale una atención
honesta
a ese movimiento; va de arriba
para abajo; pero por
qué, me pregunto, qué pasó, qué
pesó, qué
densidad tapada hace que las cosas
caigan, se estampen, rompan,
contra lo que abajo las imanta, las
busca, las capta; es la farsa
de la gravedad, de la ley
imponiéndose, aplastándote
a todo horario con su cuadrícula
de normas palabras columnas
cuando muy bien un día
puede pasar que abras los ojos
y veas que las cosas no caen, no, sino suben
flotan; te juro, un día
esta birome
va a tener que caer para arriba,
va a tener que subir flotando hasta el techo,
hasta el foco de luz pelado que hay en el techo,
y el vidrio del foco que hay allá arriba
va a hacer tic
cuando la birome se le caiga encima
y arriba abajo, o abajo arriba, no;
ya no va a haber más orden en tu vida
que el del desamparado instante que precede,
pleno de expectación y enigma,
al instante en que todas las cosas
se sueltan libres, vivas,
infinitas.

 

6 comentarios:

victoria dijo...

me encantó este poema!
mucho

Pablo dijo...

qué bello, ezequiel...ya hay libritos díaz?
abrazo!

Rolo dijo...

Buenísimo el Poema!
Te mando Un abrazo!

Un desvarío por jueves dijo...

Me alegro que le haya gustado, srita (siempre paso sigilosamente por sus silbidos).
Esaaa, gracias Pablo.
Rolo, rolo puente, a ver cuando cerveceamos por puán.

Romina Ciaponi dijo...

me encantó!
saludos.-

Anónimo dijo...

Me gustó mucho tu poema, te felicito! Un abrazo Elli