jueves, 12 de enero de 2012



El chiste

"Yo llegué a la conclusión de que Chl, como muchas, muchas mujeres, capta intuitivamente el significado psicológico del sistema de contar chistes y se da cuenta de que es en realidad una forma disimulada de penetración sexual. La risa equivale al orgasmo. Cuando un hombre le cuenta un chiste a otro hombre, está ejercitando el derecho a sublimar su homosexualidad latente, unos de los pocos derechos de este tipo socialmente permitidos. Eso es lo que yo pienso, y me suena bastante convincente. Las mujeres que se cierran a los chistes, es muy posible que también se cierren (de un modo o de otro) a la penetración sexual. `De un modo o de otro´ quiere decir que se cierran tanto en el sentido de cerrar las piernas, como en el de no participar del acto sexual y no acceder al orgasmo aunque las abran. Por eso no se ríen de los chistes. No porque no los entiendan, sino porque entienden demasiado. Me gusta, me gusta mi teoría."





(La novela luminosa, de M. Levrero.)



No hay comentarios: