domingo, 8 de abril de 2012




Almas gemelas

Mi alma gemela nació en Singapur
hace veinticinco años.
Vive en un palacio de vidrio
con lozas anaranjadas de forma cónica.
Tiene lámparas de luz púrpura
a los costados de los baños
y unos ojos inmensos
del color de la savia
apretados en una cara
de raza indefinida.

Yo
hoy por hoy
no tengo forma de conocerla.

Vivo en Argentina.
No tengo linaje.
Nunca en toda mi vida
salí de esta provincia.
Y Singapur parece lejos
hoy que escribo pensando en mi amor.
Pero confío en que nuestras suertes
se atraigan
como dos pechos electrificados
a través del espacio,
de los mares,
los lenguajes,
hasta que su cultura
choque con la mía
y terminemos, como se debe,
así
arrinconándonos
en cualquier estancia
de su palacio de vidrio
en la costa oeste de Singapur,
al menos por un rato,
al menos
hasta quedar acostados;
después yo le voy a decir:
venite
nenita, venite
a descansar a mi casa,
ahora te toca decirle chau a mamá,
ahora te toca decirle chau a papá
que yo voy a poner un espejo
en la puerta del baño
para que te mires a los ojos
después de bañarte
mientras te secás despacio
las tetas reales,
el fino cabello real
deslizado sobre tus hombros,
para que te mires esos ojos
de india enamorada de todo
que vos tenés.

Y yo, que te sueño
en ese momento
mientras te mirás
al espejo
te digo
hoy
que no te conozco
te escribo
princesa de Singapur,
chinita azucarada,
negra rompehuesos,
que te amo sin ironía
que te busco sin complejos,
y que creo en el amor
a primera vista
y que creo en el amor
para toda la vida
si cada instante
se alarga y ramifica
como los racimos de las uvas,
todo siempre dura, dura,
mi aspirante a monarca asiática
yo puedo amarte toda la vida;
por lo pronto vos esperá
soñá inventá recordame
imaginame
desde tu pueblo remoto y brillante;
pienso que algo así
te diría
pero con mejores palabras,
más dulces, más tensas,
con más murga
si fuera
un mejor poeta;
pero yo
te escribo como te amo
y yo
te amo con fe,
para mal o para bien
le tengo una fe a lo nuestro
que no sabés.




4 comentarios:

Vaga Bundo dijo...

va cayendo como el agua
...

vámooo

victoria dijo...

quien te dice y la chinita de singapur tiene internet y lee este poema zarpado de amor verdadero...
yo también te tengo fe!!

este es mi preferido, sin dudas.

Un desvarío por jueves dijo...

esaaa grande vicky

rolo, capo

Laura Salazar dijo...

Ojos color savia? jaja.. ya hice mi comen..no digo mas! :)