sábado, 30 de junio de 2012



La mancha

Te rechacé
para no parecerme a vos.

Abrí la puerta y me fui
mirando baldosas
con las manos 
en los bolsillos
apretadas así
con los dedos
contra la palma
sin nada 
que guardar 
adentro.

Y al otro día
estaba ahí
sin que yo
lo hubiera previsto: una mancha 
nueva
en mi cara,
una fiesta
diferente en los ojos
que abajo la boca
acompañaba
torciendo a un lado 
los labios.

Hoy la gente la ve
y se piensa que esta mancha
en mi cara
me caracteriza.
Que es lo que me hace 
ser quien soy.

Pero ellos
porque no te conocieron
no saben
que es
tuya;
que cuando me alejé de vos
esta mancha fue 
lo único que me quedó.





1 comentario:

Humberto Dib dijo...

Muy sentido, y aunque la mancha pueda ser metafórica, es de una sensación tan real que creo tener varias de personas que se fueron de mi lado.

Así son las Letras, a veces nos acercan, a veces nos alejan.
Un abrazo.
HD