jueves, 7 de noviembre de 2013





                                                           La López Pereyra








Yo quisiera olvidarte. 

Me es imposible, 
mi bien, mi bien, 
Tu imagen me persigue, 
tuya es mi vida, 
y mi amor también. 
Y cuando pensativo 
yo solo estoy, 
deliro con la falsía 
con que ha pagado 
tu amor, mi amor.

Deliro con la falsía 
con que ha pagado 
tu amor, mi amor.

Si yo pudiera tenerte 
a mi lado todo el día, 
de mis ocultos amores, 
paloma, te contaría. 
Pero es inútil mi anhelo. 
Jamás, jamás. 
Vivo sólo para amarte, 
callado y triste, 
llorar, llorar. 

Vivo sólo para amarte, 
callado y triste, 
llorar, llorar. 

Me han dicho 
que no me quieres, 
pero eso no es un motivo. 
Me privas de tu mirada; 
mi alma, sin ella no vivo. 
Voy a ocultarme a una selva 
sólo a llorar. 
Pueda ser que 
en mi destierro 
tus ojos negros 
pueda olvidar. 

Pueda ser que 

en mi destierro 
tus ojos negros 
pueda olvidar. 

En una noche serena 
al cielo azul miré, miré. 
Contemplando a las estrellas, 
a la más bella 
le pregunté 
si era ella la que alumbraba 
mi amor, mi amor, 
para pedir por ella 
al dios piadoso 
resignación.

Para pedir por ella
al dios piadoso 

resignación.





de Artidorio Cresseri (1901)







1 comentario:

anuar bolaños dijo...

¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?