jueves, 17 de agosto de 2017



Entresueño No tengo nombre ni edad ni cuerpo. No es mío mi humor. El presente se infla como una boca que no tiene dónde escupir el aire. No abras los ojos. No. Afuera el vértigo. La ansiedad. Esa escalera que solamente puede bajarse de espaldas. Quedémonos acá por ahora. No esperes nada. No busques ser vos. Abrazá el milagro de ser el rey de este momento sin ir hacia ninguna parte.






No hay comentarios: